Los derechos de autor de “Mein Kampf” en el mundo desde una perspectiva de Derecho internacional privado

 

copyrrighttt111222

Anteayer, día 8 mayo 2015, se cumplieron setenta años del final de la Segunda Guerra Mundial en Europa y de la rendición incondicional del Alemania a los Aliados. Fue el 8 mayo 1945. Por ello es un momento apropiado para reflexionar sobre los aspectos de Derecho internacional privado de los derechos de autor de un libro maldito: Mein Kampf (“Mi Lucha”), cuyo autor es Adolf Hitler.

El libro Mein Kampf (“Mi Lucha”), escrito por Adolf Hitler, fue publicado en 1925 (tomo I) y 1928 (tomo II) por la editorial nazi Eher-Verlag, dirigida por Franz Eher. A partir del año 1933, el libro disparó sus ventas y los beneficios económicos que producía constituyeron la fuente principal de ingresos de A. Hitler, de tal modo que se hizo millonario gracias a ello. No es de extrañar, porque el Estado nazi regalaba un ejemplar de Mein Kampf a todas las parejas que contraían matrimonio en Alemania. El Estado compraba, a tal efecto, miles de ejemplares de Mein Kampf y pagaba los royalties correspondientes a su autor, Adolf Hitler. Que, naturalmente, era quien había ordenado que el Estado nazi adquiriese tales ejemplares y pagase los derechos de autor a él mismo.

Acabada la Segunda Guerra Mundial el 8 de mayo de 1945, Mein Kampf había vendido sólo en Alemania unos 10 millones de ejemplares. Fue traducido a 16 idiomas. Existió una versión recortada de Mein Kampf traducida al inglés y que no reproducía ciertos contenidos de la obra origina, los pasajes particularmente más agresivos y anti judíos. Un periodista llamado Alan Cranston publicó su propia edición del libro, con anotaciones, pero sin autorización del autor y vendió más de medio millón de ejemplares en Estados Unidos. A. Hitler lo demandó ante tribunales norteamericanos por infracción del copyright y un tribunal de Connecticut (Estados Unidos) falló a favor de A. Hitler y ordenó la retirada del comercio en los Estados Unidos de la “versión Cranston” de Mein Kampf.

En 1933, Franz Eher vendió los derechos de reproducción de Mein Kampf en Estados Unidos y en Inglaterra a editoriales de dichos países (Houghton Miffin en los Estados Unidos y Pimlico en el Reino Unido), que desde entonces publican Mein Kampf en dichos países, situación que ha llegado a la actualidad. También parece que se cedieron los derechos de reproducción de la versión neerlandesa del libro.

Para el resto del mundo, los derechos de autor continuaron en manos de su autor: Adolf Hitler. Adolf Hitler se suicidó en Berlín el 30 abril 1945 en torno a las 15,15 horas. Sin embargo, y pese a las muy profundas investigaciones desarrolladas por expertos británicos y soviéticos, lo cierto es que no se encontraron pruebas claras de su muerte. Por ello, hubo que acudir a un procedimiento de “declaración de fallecimiento” de Adolf Hitler. Dicho proceso duró varios años y acabó con la expedición de un “acta de defunción” (resolución 2/48/52 de 25 octubre 1956), dictada por un tribunal alemán en Berchtesgaden). Dicha resolución indicó, ahora ya de manera oficial, que la muerte de Adolf Hitler tuvo lugar el día 30 abril 1945 a las 15.30 horas.

El Alemania los derechos de autor sobre obras escritas duran 70 años a contar tras el fallecimiento del autor. Por tanto, los derechos de autor generados por las ventas de Mein Kampf han pasado a manos de los titulares de tales derechos tras el fallecimiento de Adolf Hitler.

Los derechos de autor de Mein Kampf pasaron al Estado de Baviera (Alemania). No es claro si dicho traspaso de propiedad tuvo lugar en virtud del testamento de Adolf Hitler o en virtud de un proceso posterior que tuvo lugar el 15 octubre 1948 en Munich y que terminó con el otorgamiento a favor del Estado de Baviera de los derechos de autor de Adolf Hitler gracias a una especie de confiscación de los bienes de éste en favor del Estado de Baviera.

El Estado de Baviera, titular de los derechos de autor sobre  Mein Kampf, se opone a la publicación del libro en Alemania y en el resto de países del mundo en los que posee el copyright, aunque existen multitud de ediciones que escapan al control del propietario de los derechos de autor. Cuando ciertos sujetos tratan de publicar nuevas ediciones o versiones del libro en diversos países, el Gobierno de Baviera, bien escoltado por el Ministerio de Asuntos exteriores alemán, se opone a ello mediante los oportunos mecanismos legales.

Los royalties de Mein Kampf fueron depositados en una cuenta de un banco suizo abierta por Max Amman a nombre de Adolf Hitler, y aunque no se conoce su cuantía exacta, debe ser muy elevada, pues las ventas del libro en la década de los treinta fueron extrodinariamente elevadas.

Pues bien, pasados setenta años del fallecimiento de Adolf Hitler, el copyright del Estado de Baviera sobre Mein Kampf expira, en Alemania, el 31 diciembre 2015. El libro Mein Kampf pasará al dominio público y cualquiera, en teoría, podría publicar el libro en Alemania.

Debe tenerse en cuenta que la duración de los derechos de autor varía de Estado a Estado, por lo que tales derechos pueden pasar al dominio público en Alemania pero no en otros países. ¿Pasarán tales derechos de autor al dominio público en ciertos países, como por ejemplo, en España, de modo que el libro podrá ser libremente imprimido en esos países?

Estas cuestiones deben ser resueltas a través de las normas de DIPr. relativas a la propiedad intelectual, normas que están construidas sobre la territorialidad de estos derechos de propiedad intelectual. El copyright es concepto nacional. No existe un solo “derecho de autor” sobre una creación humana, como un libro, sino que existen diferentes “derechos de autor” sobre el mismo libro. Un país, un derecho de autor y así sucesivamente. El derecho de autor “español” sobre el libro “Mein Kampf” no puede ser vulnerado en Francia o Alemania, sino sólo en España. Las características de los derechos de autor “españoles” sobre “Mein Kampf” son los que establecidos en el Derecho español. En consecuencia, la duración del derecho de autor cambia de un Estado a otro. El Convenio de Berna para la Protección de las Obras Literarias y Artísticas (“Convenio de Berna”), de fecha 9 septiembre 1886 arranca de este presupuesto. Su artículo 5.2 indica que “.. la extensión de la protección así como los medios procesales acordados al autor para la defensa de sus derechos se regirán exclusivamente por la legislación del país en que se reclama la protección”. En general, puede decirse que el Derecho de la UE no ha cambiado esta situación. El copyright sigue siendo un concepto nacional. Por ello, el derecho de autor sobre una concreta obra puede existir en un país pero no en otros países.

Incluso si el Estado de Baviera mantiene los derechos de autor sobre “Mein Kampf” después del 31 diciembre 2015, los derechos de autor del Estado de Baviera son sólo los derechos de autor “alemanes” sobre “Mein Kampf”. En otros países, los derechos de autor relativos a “Mein Kampf” pueden haber pasado al dominio público. En consecuencia, una persona que imprime y publica “Mein Kampf” en esos países no puede ser demandado por el Estado de Baviera.

“Mein Kampf”, un libro que que nunca debería haber visto la luz del sol, continúa creando problemas para el Derecho internacional privado …

__________________

Javier Carrascosa González

Catedrático de Derecho internacional privado

Universidad de Murcia

copyrrighttt copyrrighttt111222

Un pensamiento en “Los derechos de autor de “Mein Kampf” en el mundo desde una perspectiva de Derecho internacional privado

  1. JUAN CARLOS MUÑOZ

    Interesantísimo, Javier. Muchas gracias.
    El blog está cogiendo un ritmo excelente, en relación inversamente proporcional a la sección de construcción de juego en el Real Madrid C. de F. Para más inri, va el teutón y se lesiona……
    Un cordial saludo.